top of page

Panel de medición y gestión por Impacto GSG NAB Chile

¿Por qué es importante medir el impacto en las inversiones de impacto?



Adriana Mata

CEO de Agile Impacts


POR QUÉ MEDIR IMPACTO

Hay muchas razones que pueden motivar a una empresa de impacto o un fondo de inversión a iniciar o profesionalizar el proceso de medición de impacto. Para el fondo, puede ser mostrar y compartir resultados de impacto de manera transparente y estandarizada, facilitando las comparaciones con otros fondos, proporcionar un estándar al que todas las empresas pueden alinearse y garantizar la eficacia de las soluciones, hasta cumplir con las expectativas de los inversionistas y donantes que han depositado esa misión en la organización. Para las empresas, es una manera, cada vez más demandada, de acceder a capital, de posicionarse con sus clientes y stakeholders y de gestionar su propósito.


Dado que las empresas respaldadas por fondos de inversión de impacto tienen como objetivo principal resolver problemas para las personas o el planeta, la medición del impacto se convierte en una medida del éxito de su negocio. No medir el impacto sería como no evaluar la rentabilidad o no conocer sus unit economics. A corto plazo, una empresa podría sobrevivir sin ello, pero a largo plazo, esto limitaría su crecimiento.

BENEFICIOS DE MEDIR IMPACTO

Como consultora de medición, uno tiene muy internalizado que a medida que mides vas comprendiendo mucho mejor las palancas que debes accionar para generar el impacto que quiere la organización. Sin embargo, a mi me gusta dejar que sean los propios emprendedores los que hablan del beneficio que les ha traído medir.


En las palabras de Atilana Piñon, COO de Retorna, una Fintech de Latam, comenta que medir impacto fue un paso clave en el proceso de levantamiento de capital, que la ayudó a promover negociaciones efectivas con diversos stakeholders y que ahora se han propuesto comunicar el impacto a sus clientes para generar más fidelización.

Fracttal, otra startup chilena, destaca la importancia de integrar la medición de impacto en su pitch y presentaciones, ya que además de un sólido plan de negocio, los inversionistas ahora demandan un plan de impacto robusto. Ricardo Roman, Chief Sales Officer de Fracttal, cuenta que la medición de impacto se ha vuelto conversación obligada en distintos espacios, especialmente en pitch de inversión, eventos y en el ámbito empresarial europeo, donde se considera crucial para hacer negocios.


Todos los emprendedores que hemos entrevistado comentan que, si pudiesen hacer algo diferente, sería incorporar la medición de impacto desde el primer día.

Acceso a las entrevistas de los emprendedores:

FOCO EN EL ROI Y NO EN EL COSTO DE LA MEDICIÓN Medir el impacto de forma creíble y pertinente al modelo de negocio presenta desafíos, claro, pero no es muy distinto al desafío que puede representar incorporar cualquier actividad nueva en una empresa, ya sea una campaña de marketing innovadora o una nueva tecnología. Cada una de estas iniciativas requiere definir un propósito, seleccionar la metodología adecuada, establecer tácticas y asignar un presupuesto alineado a nuestros objetivos. Considerar que la medición de impacto es "cara y complicada" quizás refleja que todavía no se entiende el valor que trae a la organización. Si quisié


ramos, por ejemplo, implementar una estrategia de inteligencia artificial para mejorar la monetización de nuestro producto, ¿qué haríamos? seguramente capacitarnos, contratar expertos o utilizar nuestro equipo interno. Pues eso mismo debemos hacer con la medición de impacto, de acuerdo a lo que queramos lograr.

En palabras de Ricardo Roman: “No tienes que pensar tanto qué tan costoso es, sino que ROI te trae. El retorno bien vale la pena, porque es un tema que te ayuda comercialmente y te ayuda a conseguir inversiones”.

Yo lo que recomiendo a las empresas es que definan una estrategia de acuerdo con la etapa de crecimiento en la que se encuentren y el objetivo que desean alcanzar (levantar capital, aumentar el posicionamiento o mejorar la efectividad de su solución). Como muchas de otras áreas de negocio, el desarrollo de la tecnología está haciendo que la medición sea cada vez más accesible, así que estoy segura de que en unos años el costo no será una preocupación.

Artículos de apoyo:



Verónica Sanchez

Socia fundadora y directora ejecutiva First Impact


Dentro de los pilares fundamentales de la inversión de impacto se encuentra la medición de impacto. Este no es simplemente un requisito para hacer más engorroso el proceso de inversión, sino que todo lo contrario. La medición permite asegurarles a los inversionistas que su financiamiento efectivamente está siendo dirigido donde realmente existe un impacto. Permite una mayor transparencia en la selección de iniciativas y comunicación de sus impactos, evitando el impactwashing. Además, y muy importante desde un punto de vista financiero, permite dirigir eficientemente los recursos, es decir donde realmente se generen cambio sociales y medioambientales. Por último, la medición permite comunicar a los inversionista y otros stakeholder, de qué cosas funcionan y qué no, facilitando la réplica y escalamiento de lo que funciona y aportar evidencia de qué cosas no, para que ellos mismo y/u otros inversionistas no dirigían los recursos en ellas.



Rafael Rodriguez Walker

Gerente de Desarrollo y Estudios en Fundación San Carlos de Maipo


Porque como en todo ámbito de cosas, tenemos que pasar de las palabras a los hechos. Esto dado que, por una parte, vivimos en una sociedad que desconfía de todo y que exige permanentemente respaldos que validen las promesas, y en este caso en particular, el Impacto a secas suena a algo etéreo que no convence del todo a quien lo escucha. No se considera todavía como una alternativa que sume a la solución de los graves problemas sociales y medioambientales que nos afectan. Claro que no han ayudado los casos aislados de blanquamiento de imagen que han hecho algunas personas y empresas, pero, sobre todo, la duda tiene que ver porque en la historia de la Inversión de Impacto todavía no se ha masificado su medición ni tampoco se había definido clara y consensuadamente la manera adecuada de hacerlo. Otra razón para pasar de la promesa a la medición de hechos es porque cada vez hay más shareholders que exigen justificar de manera objetiva el Impacto reportado a las empresas que quieran recibir su capital. Los motivos de esta tendencia son diversos, pero sin duda que han sido empujados por el acceso a mejores tasas que ofrecen tanto inversionistas personales y family offices, como organismos multilaterales y gobiernos. Como complemento, se suma el interés de clientes cada vez menos de nicho que eligen proyectos que generan impacto y, quizás lo más relevante, porque el cumplir con estándares socioambientales será obligatorio para comerciar con ciertos mercados en el mundo. Dado lo anterior, no les va a quedar otra a las empresas que avanzar en más y mejores mediciones del Impacto prometido para hacer viable su negocio. Es decir, será obligatorio demostrar que el Impacto es real y en qué medida lo es, les guste o no. El resultado de esto será muy bueno dado que la sociedad que desconfía podrá validar a la Inversión de Impacto como un medio útil y concreto que nos ayuda a mejorar tanto la calidad de vida de las personas como el medioambiente. Después de que esto ocurra, entonces lo exigirá y con ello, el mundo será mejor.

El escenario anterior no se puede hacer si es que no se objetiviza la promesa del Impacto a través de una medición adecuada. Por suerte a la fecha ya hay diferentes modelos, métodos, prácticas y estrategias para hacerlo. Hay versiones robustas, sofisticadas y caras y otras más simples, con inteligencia artificial, que son abordables para cualquier organización. Y si bien la oferta es variada, ya hay un trabajo de sistematización de la medición y la reportabilidad del Impacto que sido realizado por más de 3.000 referentes mundiales en esta materia. Las conclusiones sobre qué es la medición de impacto y cómo se puede llevar a cabo se encuentran en la web Impact Frontiers. Esto ha permitido no solo ordenar la discusión actual sobre qué es la medición de impacto, sino que además sistematiza diferentes maneras de abordar la medición en distintos niveles (proyecto, empresa, portafolio) y propone estrategias para reportarlo y escalarlo. Gracias a ello hoy no hay excusas para que las empresas y fondos de inversión no avancen en medir y reportar el impacto (positivo y/o negativo) que generan sus diferentes operaciones y que, gracias a esto, puedan avanzar en eliminar, o lo menos mitigar el Impacto negativo que generar, y en mejorar y escalar el todo el Impacto positivo que se puede lograr a través de empresas que buscan no solo ser rentables, sino que también hacer el bien.



Andrés Baumann

Coordinador de Inversiones de Impacto


La gestión del impacto es de suma relevancia ya que, desde un punto de vista generalizado, tiene como propósito final el garantizar la sostenibilidad y mejorar el bienestar.


Desde una mirada particular, este proceso contempla identificar, medir y asumir la responsabilidad de las externalidades positivas tanto como negativas que se desencadenan por sobre la sociedad y el medio ambiente, las cuales van ocurriendo debido a las acciones realizadas por empresas, inversores, o instituciones financieras.

Una organización que mide y evalúa sus consecuencias por sobre los demás, puede tomar la decisión de potenciar aún más las que generan beneficios para sus grupos de interés, como también optar por buscar maneras de minimizar las que generan implicancias negativas sobre sus stakeholders.

Una amplia aceptación de esta práctica por parte de organizaciones no es solamente una necesidad ética y ambiental, sino también un aspecto clave para la sostenibilidad de la economía, o al menos una manera que permita que las organizaciones operen de manera más sostenible y en consciencia del estado de los recursos naturales para no comprometer la sostenibilidad de las futuras generaciones, lo que de ocurrir, beneficia a la industria, al ecosistema, y a la misma empresa junto con sus accionistas. También hay que mencionar que, en algunos casos, el uso de este proceso puede incitar a encontrar soluciones a los desafíos medioambientales y sociales que tenemos hoy en día.

Se podría considerar que en un principio la medición de impacto era un proceso tedioso, costoso y de largo aliento, pero fuertes esfuerzos con el objetivo de masificar esta “Era del Impacto” realizados por organismos tales como el GSG, GRI, Harvard University, GIIN, Social Value, OCDE, entre otros, han abierto camino para que se presenten diversas herramientas para llevar a cabo el proceso, las cuales han simplificado la incorporación de la variable impacto en aquellas organizaciones que incursan esta carrera.

Algunos recursos útiles por tipo de organización son:

  • Empresas: B Lab SDG Action Manager, GRI Standards, IFRS/SASB, B Lab B Impact Assessment, IMP Five Dimensions of Impact, Impact-Weighted Accounts Framework

  • Bancos: UNEP FI Principles for Responsible Banking, UNEP FI Portfolio Impact Analysis Tool for Banks, IFC Performance Standards, UNEP FI Corporate Impact Analysis Tool

  • Inversores: PRI Principles for Responsible Investment, UNEP FI Impact Analysis Tool for Investment Portfolios, IMP Investment Classification, UNEP FI Corporate Impact Analysis Tool

  • Inversores de impacto: GIIN Core Characteristics of Impact Investing, GIIN IRIS+ Thematic Taxonomy, GIIN IRIS+ System, GIIN COMPASS: The Methodology for Comparing and Assessing Impact


Cristián Figueroa

Director de Desarrollo de Impacta


Generar un impacto social y medioambiental medible, es una parte central de la misión de las inversiones de impacto (GIIN). Las mediciones nos entregan información que permite aprender, generar (y luego compartir) conocimiento. Nos permiten responder a preguntas como ¿Qué acciones son las que generan mayor cambio? ¿Cuál es la línea más efectiva para resolver el problema? ¿Qué esperar de esta o aquella inversión? Esta información alimenta la toma de decisiones, permite crecer como organización, como sociedad, compartir las mejores experiencias y mejorar. La medición nos permite dar respuestas a las preguntas del día a día de fondos y empresas sociales, como por ejemplo ¿Son las capacitaciones o las redes laborales que se crean al hacerlas, lo que mejora la empleabilidad de un trabajador? O ¿en qué perfil de personas nuestra idea tiene mayor impacto?

Existen distintas herramientas para las distintas etapas de una inversión de impacto, tan económicas o costosas como las queramos, ya que cada programa social y su contexto es único. Las herramientas en las primeras etapas (pre-screening) se caracterizan por ser simples y de bajo costo, buscando entregar información que permita priorizar alternativas de inversión y aproximarse a su impacto. La siguiente etapa requiere de un mayor conocimiento de la empresa social elegida para invertir, y de su capacidad de lograr el impacto buscado. Luego en la etapa de ejecución y reporting se requiere de mayor dedicación, ya que en la mayoría de los casos requiere levantar información desde los beneficiarios, información que no se encuentra en las bases de datos de las organizaciones o gobierno. Por lo tanto, dependiendo de para qué necesitamos la medición es la herramienta o instrumento a usar, y la cantidad de inversión y tiempo que requiere.



Tim Roman

Co-Founder & CEO Ecotone Analytics


Competition for impact measurement services won't be won with a framework, metric, or indicator - but with a skill set, methodology, and a range of competencies that can identify and create social and economic value.



Investment is about the relationship between risk assessment and expected returns over time, in a context of multiple options. While intangibles like management experience, strategy, and culture are key, modern business management assumes that systematic, replicable, and quantitative approaches to understanding performance are the lifeblood of decision making and capital allocation. We have trained professionals for this across an organization: MBAs, CPAs, IT, engineers, and market researchers making "data-driven" decisions.


IMPACT is fundamentally about the results of investments that affect human wellbeing or environmental preservation. Like product-market fit, we want to know who benefits, how much they benefit, and what are the product/service features that generate the benefits. Without data to understand these factors, leaders cannot make their best informed decisions about strategy, growth, and operations; investors would rely on faith in intangibles, rather on the performance of outcomes. Deriving this data also relies on trained professionals: Sociologists, Environmental Scientists, and Economists combining to project depth and breadth of impact, and listening to the voice of the user for feedback and adjustment.




¿Cuáles son los avances en temas de medición de impacto en Chile, y en qué nos falta aún por mejorar?



Adriana Mata

CEO de Agile Impacts


Chile ha progresado significativamente en medición de impacto, destacándose en calidad de datos y categorización de inversiones en este ámbito. Además, ha aumentado la inversión en capacitación empresarial y ha establecido requisitos de medición para fondos públicos.


Lo que más me ha gustado ver es el desarrollo de tecnología aplicada a la medición de impacto. Por ejemplo, en Agile Impacts, empleamos inteligencia artificial para mejorar la eficiencia en la medición. Utilizamos modelos de IA para agilizar la consolidación y armonización de datos de un fondo. Nuestro objetivo es que las empresas seleccionen indicadores alineados con su negocio y para los cuales tengan datos o puedan generarlos. Posteriormente, a través de la ciencia de datos y la inteligencia artificial, adaptamos cada indicador a un marco de referencia relevante, como IRIS+, ODS o uno personalizado. De esta manera logramos que el fondo pueda compararse con otros fondos y que la empresa tenga la flexibilidad de medir de la manera que más agregue valor a su negocio.

En Agile Impacts, más que considerarnos simplemente una consultora, nos identificamos como facilitadores tecnológicos. Nuestro propósito es hacer más accesible la medición de impacto mediante la tecnología, posicionándonos como socios esenciales de las consultoras.


Reconocemos la importancia de las consultoras porque sabemos que ellas entienden los desafíos, necesidades y contextos específicos de las empresas, y además tienen el conocimiento para proponer las metodologías más apropiadas. Sin embargo, también somos conscientes de que la tecnología es un gran aliado y es lo que hará posible que el costo de la medición pueda reducirse a tal punto que ya en un futuro no sea una barrera para medir. Por eso, nos hemos especializado en integrar las últimas tecnologías con la medición, facilitando el trabajo de los consultores para que puedan centrarse en áreas donde la tecnología no puede reemplazar su expertise.


Para empresas y fondos, brindamos un software con inteligencia artificial que genera instantáneamente indicadores de impacto y aplica métodos para armonizar la data de las empresas con estándares elegidos por el fondo. Esta herramienta es especialmente valiosa en las fases iniciales de una empresa, y conforme esta crece, nos convertimos en el aliado ideal para trabajar junto a consultoras o responsables internos de Medición.



Verónica Sanchez

Socia fundadora y directora ejecutiva First Impact


Hoy en día, las empresas están cada vez más conscientes de su responsabilidad social y medioambiental, no sólo para mitigar riesgos financieros, sino que también en ser un aporte a la solución de los desafíos sociales y medioambientales del planeta (lo que se conoce como doble materialidad). El problema es que aún existe desconocimiento de cómo gestionar la sostenibilidad empresarial.


Desde First Impact pensamos que una verdadera gestión de sostenibilidad requiere una correcta gestión de los impactos e integrarlos en la estrategia de negocio de las empresas. Es decir, identificar correctamente el problema que se quiere solucionar, o análisis de (doble) materialidad; diseñar iniciativas que realmente logren resultados en el corto, mediano y largo plazo; medir esos resultados para ver si efectivamente se están logrando los cambio; para luego reportarlos y tomar decisiones estratégicas informada de como maximizar los impacto positivos y mitigar los negativos.


En Chile, muchas de las empresas sólo se quedan en la reportabilidad y análisis material de mitigación de riesgos, por lo que aún queda mucho camino por recorrer, y la medición y gestión por impacto son esenciales para lograrlo.



Rafael Rodriguez Walker

Gerente de Desarrollo y Estudios en Fundación San Carlos de Maipo


En Chile estamos en un momento en que las ganas y buena disposición de las personas por invertir en empresas con Impacto y en medirlo necesita de grandes incentivos para poder escalar. Los incentivos pueden ser variados, pero no deberían ser muy distintos a los que han movido la aguja del Impacto a nivel mundial. Por una parte, mayores limitaciones regulatorias a la inversión que hace daño significativo a las personas y/o al medio ambiente. Segundo, incentivos tributarios y/o económicos a aquellos proyectos que logran mitigar daño y/o generar beneficios socioambientales. En línea con lo anterior, que accedan a más y mejores fuentes de financiamiento para la operación que logre impactar de manera objetiva. Nada de lo anterior es fácil, no ha gran escala al menos, por lo que el trabajo hoy debe ser principalmente el seguir transmitiendo lo relevante de invertir con Impacto, medirlo y reportarlo para generar un cambio cultural en tomadores de decisiones. En esta línea, las empresas deben generar alianzas para poder convencer a más personas para que sumen a esta causa y que, en conjunto, se puedan lograr mejores regulaciones e incentivos que faciliten la masificación del impacto. Con ello aumentaremos las posibilidades de lograrlo y, de ser así, las empresas e inversionistas pensarán en esto no solo como una buena práctica sino como la mejor manera para hacer negocios. En ese hipotético escenario donde la inversión de impacto es mainstream, las empresas por sí solas deberán buscar la mejor manera de medir lo que logran a nivel de Impacto social y medioambiental sin que dependa de la buena voluntad de algunos de los directores o dueños de las empresas y fondos de inversión. La ventaja que tenemos en Chile es que ya contamos con expertos en medición de Impacto y también con buenas redes de expertos a nivel internacional que pueden facilitar el trabajo de quiénes quieran hacerlo. Pero a su vez, al igual que pasa con las empresas y fondos de inversión, a las consultoras también les falta capacidad para trabajar en conjunto, de manera estratégica, con el fin de masificar el interés por medir y gestionar el impacto. Como dice el refrán, solos llegamos rápido, pero juntos llegamos lejos. Por eso, en esta etapa del desarrollo de la inversión de impacto en Chile, necesitamos de más actores que se sumen a diferentes alianzas estratégicas que buscan el mismo objetivo; mejorar el mundo en que vivimos, pero midiendo esta mejora con objetividad y transparencia.



Andrés Baumann

Coordinador de Inversiones de Impacto


Es de notar que se están produciendo avances considerables en este campo a nivel local, ya que cada vez más empresas de diferentes tamaños muestran interés en esta área. Esto es muy positivo, ya que impulsa el ecosistema de impacto y crea oportunidades en el mercado para el crecimiento de empresas de consultoría especializadas en sostenibilidad.


Por cuestiones laborales, he tenido que leer memorias y reportes de sostenibilidad de empresas pertenecientes a diversas industrias. He encontrado algunas compañías que destacan por su enfoque meticuloso en la gestión y presentación de sus resultados de impacto. Sin embargo, también me he encontrado con otras que presentan amplios espacios en los cuales podrían existir mejoras en este aspecto, lo anterior posiblemente debido a su falta de compromiso y/o entendimiento del tema, escasez de presupuesto destinado al área de sostenibilidad, o a la ausencia de asesoramiento de un experto.


En este contexto, las consultoras desempeñan un papel crucial al tener la capacidad de identificar a las empresas que estén débiles, para así hacerles notar la importancia de llevar a cabo este proceso de la mejor manera posible y los beneficios que trae consigo para la misma empresa y sus accionistas, como también para el ecosistema en el que operan, para luego guiarlas en su gestión de impacto y que se conviertan en referentes en términos de sostenibilidad dentro de su industria.



Cristián Figueroa

Director de Desarrollo de Impacta


El principal avance que vemos en Chile es un creciente interés, desde algunas empresas y fondos de inversión, por solicitar, mostrar y reportar el impacto. Esto los lleva a tener mayor claridad en sus necesidades y buscar y probar metodologías que los ayuden a resolverlas.


¿Qué nos gustaría que se hiciese mejor? Que se entienda que los problemas sociales son complejos y requieren de tiempo, de aprendizaje, y de mucho prueba y error para avanzar. Y en esa línea la medición o monitoreo permite ir retroalimentando para que el aprendizaje y la mejora ocurra. No por que se construya una biblioteca se mejora la capacidad lectora de los niños. No sólo con capacitación se mejora la empleabilidad o calidad del trabajo. Si ponemos el foco en lo primero (alcance) tendremos inversiones financieras que podrían parecer exitosas. Si ponemos el foco en lo segundo, en el impacto, estaremos respondiendo a los principios de la inversión de impacto: programas sociales con financiamiento y que logran cambio en la vida de las personas.

Vemos también que aún falta responder ciertas preguntas. ¿Por qué queremos medir o qué nos aporta la medición? ¿Estamos dispuestos a dedicarle el tiempo a medir, y luego aprender desde el proceso y resultado? ¿Qué capacidades se necesitan en nuestros equipos para absorber y aprender desde una medición? Las inversiones de impacto, por su doble misión, requieren de un esfuerzo mayor y un expertís adicional si la comparamos con una inversión tradicional.

Desde Impacta buscamos aportar entregando simpleza a las mediciones, traduciendo metodologías, herramientas y resultados a la medida de las distintas necesidades inversionistas y empresas sociales, para que las entiendan, aprendan, y mejoren decisiones y procesos. Estamos investigando todos los días qué se está haciendo en otros lados, qué desafíos tienen inversionistas y fondos en Chile y en el mundo. Desde ahí diseñamos herramientas e instrumentos, para cada etapa de la inversión, que permitan dar respuesta a las necesidades de cada actor. Recientemente hicimos un levantamiento con empresas sociales y fondos de inversión en España que nos enseñó que los desafíos no son muy distintos a los chilenos, pero al ser un mercado de mayor tamaño, permite que haya más actores, más interacción, más innovación y un mayor desarrollo.

La medición de la inversión de impacto aún presenta varios desafíos, desde capital humano a diversidad de estándares. Pero las herramientas para medir están, y nuestro deber es adaptarlas y ponerlas a disposición de los fondos de inversión y empresas sociales para ir creando un ambiente de confianza que permita dar a conocer masivamente este instrumento de inversión con tanto potencial de aportar al desarrollo del país.



What are the advances in impact measurement issues in the world, and what do we still need to improve?



Tim Roman

Co-Founder & CEO Ecotone Analytics


Advances in impact measurement have been preoccupied with how to standardize a systematic approach to measurement and analysis, in a way that is comprehensible and meaningful to investors across a spectrum of risk and return profiles - and understanding where risk resides and how to quantify returns. There has been a proliferation of frameworks, logic models, ratings, scores, and methodologies competing to become the global standard for measurement and analysis. This can be overwhelming when trying to invest in the skills sets or software packages that will give your organization reliable and replicable sources for impact value. We believe that the principles and competencies from science, specifically social science and environmental science, combined with applied economics and business management acumen are the building blocks of competitive advantage and risk assessment - not an off the shelf "killer framework" or the latest reporting rubric.

But why do we care about organizational competence and data-driven insights? Because that is the intersection of impact measurement and social and economic value creation, and it's where we begin to account for the many types of quantifiable and intangible value that emanate from an investment strategy. We are looking to account for and understand the levers of value creation. Once we know how social impact value is being created, to whom the value accrues, and how much value accrues over time, there are two additional insights that we look for that create value on top of our initial investment: scale and adjacency. As the benefits of our investments make their way from the level of the individual to the family, to the business, to the block, the neighborhood, and the community, value is beginning to develop at a meaningful scale that has benefits beyond the Fund or Organization or Individual - increases in value to businesses, property, built environment, workforce, tax base, environment, air quality, education, green spaces...multiplier effects on the level of the regional economy that will be maximized by a range of adjacent investors and communities including the development of new business competitive advantages, the development of new untapped markets, and more than anything else, more value creation for all.


Ecotone Analytics tries to embody this philosophy - that competence in research, applied economics, and stakeholder engagement are the core pillars of impact measurement and analysis - and putting the data and impact projections in service of decision making for managers and investors is the future of investing for social and environmental outcomes. We believe these skill sets are not unusual, ephemeral, or esoteric; they are as regular and practical as accounting, finance, marketing, and organizational management. And finally, that measurement without strategy is an expense - but measurement used in the development of social value creation is integral to the investment itself.


Коментарі


bottom of page