Inversión de impacto en Chile se duplica desde 2018: Pasa de US$ 138 millones a US$ 318 millones

13 octubre 2020

El Mercurio




Este es un fenómeno creciente en la medida que los estándares ESG (Environmental, Social and Governance, por sus siglas en inglés) son cada vez más usados para detectar posibles negocios con parámetros de sustentabilidad.


Tímidamente en un principio, pero con cada vez mayor relevancia, quienes bus can nuevos negocios en el mundo de los fondos de inversión observan y aprecian la forma en que se gestionan, desarrollan e impactan las inversiones en el entorno en que se realizan.

Un fenómeno creciente, en la medida que los estándares ESG (Environmental, Social and Governance, por sus siglas en inglés) son cada vez más usados para detectar posibles negocios, con inversionistas que no solo buscan retornos financieros, sino la construcción de un modelo de desarrollo más sostenible. Esta tendencia, conocida como Inversión de Impacto, se ha potenciado con la pandemia y se entiende como una alternativa de financiamiento que utilizan asociaciones públicas o privadas para apoyar y escalar soluciones a desafíos sociales y/o medioambientales.

De acuerdo con la radiografía 2019 2020 publicada por la Asociación Chilena de Administradoras de Fondos de Inversión (Acafi), a nivel mundial la industria de inversión de impacto muestra importantes signos de crecimiento.

Según el Global Impact Investing Network (GIIN), se estima que a finales de 2018 había 1.340 organizaciones que manejaban US$ 502 billones en inversiones de impacto alrededor del mundo. A comienzos de 2020 esta estimación se actualizó y ascendió a 1.720 organizaciones que administraban US$ 715 billones en esta área alrededor del mundo.

¿Cuál es el escenario para Chile? De acuerdo con los datos de Acafi, se estima que las inversiones acumuladas por los fondos de inversión de impacto superan los US$ 318 millones a julio de 2020, más del doble de la cifra registrada en 2018, cuando esta alcanzaba los US$ 138 millones.

Respecto de las alternativas que existen en Chile para realizar inversión de impacto, la presidenta del Comité de Sustentabilidad de Acafi María José Montero, explica que hay 6 administradoras que hoy cuentan con este tipo de fondos y 11 administradoras generales suscritas a los Principios de Inversión Responsable (PRI), los que apuntan a incorporar estos criterios en sus enfoques de inversión.

"Estas administradoras manejan recursos por más de US$ 16 mil millones, que representan alrededor del 61,7% de los activos totales de los fondos públicos agrupados en Acafi", explica. Agrega que si bien esto no implica que todos sus activos incorporen prácticas reportadas ESG, "habla de un compromiso para avanzar a entregar cada vez más instrumentos financieros con esta mirada".

Desafíos de difusión y aprendizaje

En cuanto a los desafíos, Montero explica que lo primero es lograr difusión; luego, habilitar la industria, a través de capacitaciones en organismos públicos y privados; y finalmente "trabajo colaborativo por una regulación adecuada que no inhiba estas prácticas y que idealmente las fomente".

Efecto acelerador

¿Habrá cambios con la pandemia? El presidente de Acafi, Luis Alberto Letelier, complementa que "tanto en Chile como en el mundo, la tendencia de invertir más allá de la rentabilidad crece" y que "los efectos económicos y sociales de la pandemia del covid-19 aceleraron este proceso. Ello nos obliga a pensar en un nuevo mundo, en el cual el trabajo público-privado cumple un rol fundamental para contar con una estructura regulatoria adecuada que facilite el éxito de la inversión sostenible y de impacto".