Economía de impacto. América Latina es el segundo destino elegido para este tipo de inversiones

18 noviembre 2019

La Nación



"Las inversiones de impacto en el mundo nos demuestra que se pueden alcanzar mejoras en las vidas de las personas, en el medio ambiente y, a la vez, tener ganancias", dijo Sir Ronald Cohen, presidente de Global Steering Group for Impact Investment (GSG) durante la Cumbre Anual de Impacto GSG 2019. Según el Global Impact Investing Network (GIIN) Investor Forum, América Latina y el Caribe es el segundo destino elegido para este tipo de inversiones de impacto.



Durante el evento, que se llevó a cabo hoy en el Sheraton de Retiro, Cohen habló sobre un tercer sistema que está entre el capitalismo y el socialismo. "Es el sistema que nosotros proponemos, un sistema de mercado guiado, donde no esperamos que los hombres de negocios e inversores optimicen los riesgos sin preocuparse por las consecuencias que generan en la vida de la gente y el ambiente", explicó.


Frente a un auditorio con 450 asistentes de 40 países diferentes, entre los que había inversores, empresarios, filántropos y miembros de gobiernos y organizaciones, se habló sobre cómo impulsar las economías de impacto, que son las que consideran no sólo el beneficio económico, sino también el efecto social y ambiental.


Es la primera vez que este foro anual se realiza en América Latina. La importancia de la región radica en que entre 2016 y 2017 los inversionistas de impacto destinaron US$4700 millones a América Latina y el Caribe. Según la organización, en los últimos 10 años, más de US$500.000 se destinaron a inversiones de impacto que son medibles. Si se toma el impacto que no pudo ser cuantificable, la cifra asciende a US$30 billones.


"La región latinoamericana despierta un gran interés en el mundo de las inversiones de impacto y en la Argentina este tipo de inversiones llegó para quedarse", dijo a LA NACION la fundadora de la Mesa Ejecutiva de Inversión de Impacto Argentina, María Laura Tinelli. De acuerdo al último informe del GIIN Investor Forum, durante 2018 se destinaron US$239.000 millones a inversiones de impacto, de los cuales el 14% fueron hacia América Latina y el Caribe. La región comparte el segundo lugar con el territorio del sur de África.


Tinelli sostuvo que los principales países de América Latina hacia donde fluye ese capital de inversiones de impacto son Brasil, México y Colombia, porque empezaron a construir mercado mucho antes. "La Argentina llegó tarde a esta conversación", agregó. Según un informe del IAE, la escuela de negocios de la Universidad Austral, entre 2013 y 2017 hubo ocho inversores locales que desembolsaron US$7,4 millones en 16 oportunidades de negocios en la Argentina y, según proyectaron, la cantidad de inversores se multiplicará en los próximos años.


En relación al contexto actual y económico del país, Tinelli indicó: "El mercado en la Argentina está muy volátil todavía, no está traccionando a nivel de inversiones tradicionales y tampoco al nivel que nos gustaría en las inversiones de impacto". La especialista explicó que, para que eso suceda, es necesario que haya reglas claras en el mercado y que haya interés en incentivar este tipo de inversiones.


Además, apuntó contra la falta de variedad para los consumidores. "En el país, al haber grandes monopolios que controlan los bienes y servicios que consumimos, nos quedamos con menos opciones y hay menos libertad competencia para que ingresen otros oferentes del mercado que ofrezcan propuestas más sustentables que considere el impacto social y ambiental", argumentó.


Durante la primera jornada del evento (continúa martes y miércoles en el hotel Sheraton) se habló sobre la necesidad de difundir el nuevo paradigma que considera tanto el riesgo y el beneficio como el impacto. "La verdadera validación social no es sólo la conveniencia, sino también una profunda revisión de nuestros valores, principios y creencias", dijo durante las palabras de bienvenida Alejandro Preusche, embajador de GSG para América Latina. Además, destacó que a todos los asistentes del evento los unía el mismo interés de servir a las personas, especialmente a los menos privilegiados. "Espero que nos comprometamos a avanzar con este movimiento de impacto", concluyó.


También realizó una presentación el empresario y exvicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien habló sobre el potencial de la revolución del impacto en la economía y en el mundo. "Necesitamos dejar atrás la idea de que somos individuos separados entre nosotros y de la naturaleza", dijo. Quintana resaltó la necesidad de recordar que los humanos somos interdependientes. "Necesitamos dejar del lado el miedo y la fragmentación", añadió.


La cumbre durará tres días y hablarán más de 100 expositores de todo el mundo. Durante el evento se trabajará sobre cómo acelerar el crecimiento de la economía de impacto, cómo conectar a la gente de la organización para ayudar a mejorar la vida de las personas del mundo, cómo definir el impacto de este tipo de economía y de qué forma establecer el camino para alcanzar el objetivo.